Uncategorized

Silla felipe ii

La llamada Silla de Felipe II es en realidad una roca de granito situada en una montaña que pertenece al término municipal de El Escorial.

Para muchos, aunque no lo hayan visitado, la estampa puede resultar familiar, pues ilustraba el reverso de los billetes de pesetas. Es una senda perfecta para hacerla con los pequeños de la familia, porque no tiene dificultad ni mucho desnivel.

Ruta con niños por el Bosque de la Herrería, en El Escorial, Madrid

Apenas se recorren 4 kilómetros, así que en dos o tres horas caminando tranquilos con los niños se termina. La sensación de libertad y de conexión con la naturaleza es real. La tensión y la prisa desaparecen en este lugar. Por supuesto el plan completo es acercarse al Monasterio de El Escorial y terminar el día allí. El orden de los factores no altera el producto, en eso estamos de acuerdo.

La supuesta Silla de Felipe II de El Escorial por Alicia Canto de Gregorio

Muchos prefieren visitar primero el Monasterio y después irse de pícnic al bosque. Nuestra propuesta es hacerlo al revés. Disfrutar de la naturaleza todo el día y por la tarde ver atardecer desde los jardines del Monasterio. Merece la pena visitarlo y recorrerlo con los pequeños de la familia.

Sus dimensiones son impresionantes.

Silla de Felipe II

Es un canchal de granito al que se denomina Canto Gordo. Pero realmente no hay ninguna prueba escrita que documente el hecho de que La Silla fuese utilizada por Felipe II.


  • ford escort rs 2000.
  • ¿Qué buscas en Madrid?.
  • viajes para singels;

Se localiza en una zona muy lejana del Monasterio de El Escorial, a casi dos kilómetros y medio hacia el sur. También es significativo que los supuestos asientos tallados en la piedra son estrechos e incómodos, algo que seguro no estaría acorde con las exigencias del monarca.

Silla de Felipe II

Este hecho ayudó a consolidar la leyenda. Es un billete que estuvo en circulación hasta que terminó la Guerra Civil en el año No obstante, tal vez sí que pudo estar en la Silla, ya que la zona en donde se ubica, el bosque de La Herrería, era un lugar de caza habitual, por lo que aunque fuera sólo por este motivo, o por paseo, es posible su presencia en el lugar. Las investigaciones señalan que La Silla de Felipe II posiblemente fue un antiguo lugar sagrado del pueblo celta de los vetones, es decir, datado entre los siglos V a.

Su forma escalonada y abarquillada, junto con las oquedades que presenta, lo asemeja a otros santuarios rupestres del mismo tipo realizados por este pueblo con el fin de rendir culto y ofrecer ofrendas a sus dioses. En el caso de la Silla de Felipe II era un lugar elevado, en un espeso bosque, con presencia de manantiales y en zona fronteriza con el pueblo celta de los carpetanos.