Uncategorized

Busca mujer hermosa, atractiva y lozana

Él se debe a su cristiano oficio de guiar las almas hacia la virtud pero no puede reprimir el instinto de buscar ayuntamiento con "hembra placentera".

Mis ojos, que codician cosas bellas

La cosa cambia cuando contrata alcahuetas, grandes intercesoras del trato amoroso medieval. Su favorita es la astuta Trotaconventos, con la que establece una provechosa sociedad. Pero algunos de los rasgos de belleza que demanda el Arcipreste pueden resultar chocantes con el canon de belleza actual. Sin embargo, coinciden con el ideal de belleza femenino de los musulmanes.

Datos personales

En La Celestina, Fernando de Rojas pone en boca de varios personajes la descripción de Melibea, la dama de la que Calisto se ha enamorado perdidamente. La tez lisa, lustrosa, el cuero suyo oscurece la nieve, la color mezclada, cual ella la escogió para sí.

Aquella proporción, que ver yo no pude, no sin duda, por el bulto de fuera juzgo incomparablemente ser mejor que la que Paris juzgó entre las tres deesas. Tía señora, a todos nos sabe bien, comiendo e hablando. Mal me haga Dios, si ella lo es ni tiene parte dello, sino que hay ojos que de legañas se agradan. Santiguarme quiero de tu necedad e poco conocimiento.

NOVEDADES EN LA BIBLIOTECA DEL IES "CONSABURUM"

Por mi vida que no lo digo por alabarme, mas creo que soy tan hermosa como vuestra Melibea. Dios me lo demande si en ayunas la topases, si aquel día pudieses comer de asco. Las riquezas las hacen a éstas hermosas e ser alabadas, que no las gracias de su cuerpo; que, así goce de mí, unas tetas tiene, para ser doncella, como si tres veces hubiese parido: El vientre no se le he visto, pero, juzgando por lo otro, creo que lo tiene tan flojo como vieja de cincuenta años. Y su rima puede ser asonante se produce cuando dos palabras tienen las mismas vocales pero distintas consonantes a partir de la vocal tónica o consonante se produce cuando dos palabras tienen las mismas vocales y las mismas consonantes a partir de la vocal tónica.

La cuaderna vía era muy utilizada ya que ayudaba a poder detallar y explicar mejor durante la estrofa.

El arcipreste de Hita y el Libro del buen amor (Siglo XIV)

Estructura interna: En primer lugar se habla de cómo el arcipreste enseña que es el amor y las ciertas pautas que hay que seguir, y esto influyó fuertemente. En segundo lugar explica los pasos a seguir, los cuales son elegir a la mujer principalmente, la cual se debe de basar en ciertas características. En la tercera estrofa describe cómo debe ser físicamente, su estatura y su belleza. La cuarta estrofa detalla las características de la cabeza y su cabello.

Las novias y esposas más atractivas de los futbolistas 2018

En la quinta describe la expresividad de los ojos. En la sexta y séptima estrofa comenta las características de la nariz y la boca. También utiliza la descripción para detallar de mejor manera lo que era el canon de belleza medieval. Varios pasos hay que seguir para bien decidir, pero seguramente no deban de ser así pues para encontrar una noble y buena mujer no hay porqué basarse en ese parecer. Otra época, ideas y pensamientos, lo que lleva a nuevos conocimientos. La elección de la mujer era un punto muy fuerte en sus vidas y al ser así tenían pautas a seguir, para fallos no consentir.

Con esto llego al primer punto de desacuerdo con el texto, pues no me parece una forma adecuada de tratar a la mujer cuando refiriéndonos a elegir la llevamos a sentir como un objeto que sería recogido por el primero que la eligiese.

Nada de bellezas, estrecheces, ni estaturas, quedémonos con la que su cariño y tiempo nos ofrezca, sentimientos nos demuestre y pasión nos regale. Su vida transcurrió esencialmente entre los reinados de Fernando VI , y Alfonso XI de Castilla, y conoció los azares de una época turbulenta: De este hilo conductor surgen otros elementos: El siglo XIV supone un momento de crisis y de quiebra del sistema feudal en toda Europa.

Lengua y Literatura: EL ARCIPRESTE DE HITA: ¿MUJERES Y AFEITES?

La literatura del momento se contagia de ese ambiente de crisis y decadencia, y produce obras de escaso valor. El Arcipreste nos ofrece en El Libro de Buen Amor la particular visión de un clérigo ante un mundo que se desmorona por la llegada de los nuevos valores. Desde el punto de vista literario, cuando Juan Ruiz escribe su obra conviven dos tendencias diferentes, el mester de clerecía y el mester de juglaría. Aunque el libro pertenece al mester de clerecía, toma, como ocurre con Berceo, elementos de cada una de ellas.

Como los juglares, se dirige constantemente a los oyentes, pero se sirve preferentemente de la cuaderna vía a la hora de escribir, aunque también se sirve de otros tipos de versos de arte menor. Esta obra ha dado lugar a interpretaciones muy diversas, derivadas de la propia ambigüedad que plantea el mismo autor ya desde el prólogo: En cambio, en el mismo prólogo, el autor explica que su obra también puede servir de guía de actuación para los enamorados, aunque desaconseje esta utilización: Para muchos estudiosos, el Libro de Buen Amor es un reflejo del choque que se vive en el siglo XIV entre los viejos valores y las nuevas ideas que nacen en el seno de la burguesía emergente.

Hemos de tener en cuenta que quien habla en el fragmento es la figura alegórica de don Amor, con quien el Arcipreste mantiene una disputa. A este van dirigidas las palabras de aquel. En este fragmento del Libro de Buen Amor , el Amor aconseja al Arcipreste sobre la mujer que debe elegir.